viernes, octubre 20, 2006

Once minutos II (Pasiòn)


La pasiòn hace que uno deje de comer, de dormir, de trabajar, de estar en paz. Mucha gente se asusta porque, cuando aparece, derrumba todas las cosas viejas que encuentra.
Nadie quiere desorganizar su mundo. Por eso, mucha gente consigue controlar esta amenaza, y es capaz de mantener en pie una casa o una estructura que ya està podrida. Son los ingenieros de las cosas superadas.
Otra gente piensa exactamente lo contrario: se entrega sin pensar, esperando encontrar en la pasiòn las soluciones para todos sus problemas. Descarga sobre la otra persona toda la responsabilidad por su felicidad, y toda la culpa por su posible infelicidad. Està siempre eufòrica porque algo maravilloso sucediò, o deprimida porque algo acabò destruyèndolo todo.
Apartarse de la pasiòn, o entregarse ciegamente a ella, ¿cuàl de las dos actitudes es la menos destructiva?

La verdad, yo no puedo dejar de ser apasionada......

6 comentarios:

Alewar dijo...

se hace con o sin pason, peros e tiene que hacer bien.

eso si.

Saludos!
ººººººººººººººººººººººººººººººººººº

Gaby del Río dijo...

Eso es cierto, alewar...
Se hace lo que se puede, cierto?
Saludos!!!

Bosco dijo...

Todo con pasión, por supuesto.
La pasión hace que se puedan lograr imposibles.
La falta de ella trae la desidia y la desgana, muchas veces el fracaso.
Eso si, hacer las cosas con pasión no significa hacerlas sin cabeza. Porque eso podria llevarnos a los más grandes errores.
Enjoy!

Lunaria dijo...

Hasta para hacer las cosas con pasión hay que pensárselas.

Gaby del Río dijo...

Bosco y Lunaria, de nuevo, gracias por la visita, y sì, tienen razòn, el problema es cuando la pasiòn te cierra la posibilidad de analizar y entonces.... la cosa es no permitirselo.

Saludos
:)

JB dijo...

Gaby, una vez más ninguna de ellas. Razón y emoción. La razón exagerada: Racionalismo es una tubería gris sin salida. La Emoción y los sentimiento son volubles y cambiantes. Es como adentrarse en un océano con un bote de vela mínimo. A la menor tormenta llega pronta la catastrofe!

Pues ejercer libremente la voluntad sin caer en ninguno d elos 2 extremos es harto dificil y ello virtuoso. Yo con el tiempo trato de sujetar la "bestia" que llevamos dentro o que tan sólo asome la cabeza hasta encontrar la persona correcta!

En ese camino voy paseando...

Una carizzia!